Publicado el

Como afecta el sueño a la nota de los exámenes escolares de los niños?

Como afecta el sueño a la nota de los exámenes escolares de los niños?

A pesar de que conocemos sobre la importancia del sueño en el desarrollo infantil, muchos niños en estos días no duermen lo suficiente. De hecho, según un estudio internacional realizado hace varios años, nuestros niños argentinos se encuentran entre los más privados de sueño del mundo.

Los niños que no obtienen la cantidad recomendada de sueño tienden a estar cansados, de mal humor y más propensos a problemas de salud mental que los que sí lo hacen. Sin embargo, si tu hijo es de quedarse dormido constantemente, probablemente tengas un adolescente malhumorado o ansioso y seguramente su rendimiento académico sufra.

El sueño es esencial para el desarrollo del cerebro

Las pautas generales indican que los niños en edad escolar hasta los 13 años deben dormir de 9 a 11 horas todas las noches, y los adolescentes de 14 a 17 años deben dormir entre 8 y 10 horas. Los adultos jóvenes de entre 18 y 25 años deben dormir entre 7 y 9 horas por noche.

Falta de sueño y rendimiento académico.

No tenemos que sorprendernos de que varios estudios hayan demostrado que la falta de sueño afecta directamente a los puntajes de los exámenes de nuestros niños.

Investigadores de EE. UU. Llevaron a cabo una comparación internacional del rendimiento académico de 900.000 estudiantes en más de 50 países, mientras realizaban un seguimiento de los patrones de sueño de los estudiantes. Encontraron que los estudiantes que constantemente dormían más, obtuvieron calificaciones más altas en matemáticas, ciencias y lectura.

En otro estudio, los investigadores registraron patrones de sueño de 621 estudiantes universitarios de primer año en Bélgica, y encontraron que los estudiantes que tenían mejores hábitos de sueño obtuvieron mejores resultados en sus exámenes. Específicamente, los puntajes de los estudiantes que dormían al menos siete horas por noche eran aproximadamente un 10 por ciento más altos que aquellos que no dormían esas horas.

¿Por qué esa diferencia? Porque, según uno de los coautores del estudio, el Dr. Stijn Baert, citado en Huffington Post, “el nuevo conocimiento se integra en nuestra base de conocimiento existente mientras dormimos”.

Que hacemos?

Si eres padre y esto te preocupa, está bien que lo hagas. Las notas de los exámenes son importantes.

Hay una buena noticia y es que estos efectos negativos pueden revertirse. Si un chico comienza a dormir lo suficiente de manera regular (no solamente tratando de recuperar el sueño siempre que se pueda), sus resultados de aprendizaje pronto mejorarán.

Recorda que si tu hijo pierde constantemente el sueño, los puntajes bajos en las pruebas son solo un síntoma de un problema mucho mayor. La privación del sueño a largo plazo se traduce directamente en muchos problemas de salud graves más adelante en la vida.

Ayúdalos a mejorar sus hábitos de sueño y les darás un regalo mucho más grande que un 10 en su próxima prueba de matemáticas!