Publicado el

¿Cómo dormimos lxs argentinxs?

Colchón Calm en Hora Mágica

Sabemos a cuánto está el dolar y cómo se hace el dulce de leche. Sabemos quién fue Gardel, cómo hacer empanadas y con qué mano el Diego le metió un gol a los ingleses. Pero poco sabemos sobre cómo dormimos lxs argentinxs.

En Calm nos propusimos una meta: revolucionar la industria dormida del sueño. Y para eso, necesitábamos saber cómo son y qué beneficios beneficios y problemas traen nuestros hábitos como sociedad al dormir.

Sumándonos al movimiento iniciado en el 2008 por la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM), en Marzo del 2021 hicimos una encuesta federal para conocer en profundidad cómo es el sueño argentino. Desde Ushuahia a la Quiaca, desde los Centennials hasta nuestrxs abuelxs, recopilamos toda la información y acá te contamos lo que descubrimos.

Colchón Calm en Hora Mágica

Mal dormidxs

Según la OMS, el 45% de la población mundial padece trastornos del sueño que amenazan su salud y calidad de vida, y descubrimos que no somos la excepción. 

8 de cada 10 argentinxs duerme menos de las 8 horas recomendadas por la Organización mundial de la salud. 

Como podrás imaginar, esto trae consecuencias bastante negativas para nuestra salud, memoria y para nuestro desempeño laboral. Esto sin mencionar que nos vuelve irritables, nos pone de mal humor e incrementa las probabilidades de sufrir ansiedad y depresión. Si querés saber más sobre la relación entre sueño y salud mental, podés entrar acá.

Lo más grave es que esta tendencia parece empeorar con el tiempo: hace 30 años dormíamos en promedio dos horas más que hoy. No queremos ser alarmistas ni mucho menos, pero este es un problema al que no le damos la importancia suficiente como sociedad. 

Como si esto fuese poco, la incertidumbre generalizada que generó la pandemia empeoró nuestra calidad de sueño.

¿Por qué dormimos mal?

Según los especialistas, la sobreexposición a las pantallas después de las 23hs es perjudicial para la salud en tanto impide un descanso saludable. Sin embargo, según nuestra encuesta, el 51% de lxs argentinxs usa el celular para consumir contenido en redes sociales antes de dormirse.

Nota mental: no colgar hasta las 3 am viendo memes.

Chica durmiendo en la comodidad de su cama, escuchando música

La mayoría de nuestras actividades son a la mañana y a la tarde. Si querés dormir 8 horas y tener un día productivo habiendo descansado bien, deberías acostarte como muuuy tarde a las 00 hs.

Como podrás imaginar, el 70% de las personas que respondieron la encuesta declaró dormirse después de la medianoche

Con solo ver el prime time argentino te das cuenta: los programas más vistos empiezan 22:30 y terminan pasadas las 00hs. Ya sabemos que no está bueno ver pantallas antes de acostarse. El riesgo de no poder dormirte después crece exponencialmente. 

Y adiviná si mucha gente tiene insomnio… El 29% de lxs argentinxs  declaró sufrir este trastorno y un 10% dijo que toma medicamentos al menos una vez por mes para conciliar el sueño.

Dulces, dulces sueños

Además de los problemas de concentración y los efectos negativos en nuestra salud mental, dormir mal nos vuelve propensxs a padecer hipertensión, obesidad, envejecimiento prematuro y estrés.

Persona durmiendo en colchón calm

Pero, por suerte, hay muchas cosas a nuestro alcance para poder dormir mejor y evitar los problemas que venimos mencionando. Los 10 consejos de la Asociación Mundial del sueño para descansar bien son:

  1. Fijá un horario para dormir y para levantarte (y respetalos todo lo que puedas).
  2. La siesta no debe excederse de los 45 minutos. Esto evida que te levantes peor de lo que estabas, sin saber ni dónde estás paradx.
  3. Evitá fumar y tomar mucho alcohol 4 horas antes de acostarte.
  4. No consumas cafeína 6 horas antes de acostarte. Esto incluye café, mate, gaseosas y chocolate.
  5. Evitá las comidas pesadas, picantes o con mucha azúcar 4 horas antes de acostarte.
  6. Hacé ejercicio con regularidad, pero no a la noche previo a dormirte.
  7. Usá ropa de cama cómoda (regalate ese pijama suavecito que tanto querés).
  8. Encontrá la temperatura justa para dormir y mantené la habitación bien ventilada.
  9. Bloqueá todos los ruidos molestos y eliminá la mayor cantidad de luz posible.
  10. Usá la cama para dormir y tener relaciones. Intentá no usarla como oficina o para pasar el rato (no, tampoco vale ver series en la notebook).

Ahora ya sabés cómo evitar ser parte de lxs argentinxs que duermen mal. Y si todavía aspirás a más y querés ser de lxs que mejor descansan, te damos el último secreto: un colchón Calm 😉.

 

*La encuesta fue realizada vía mail por Calm a 1600 personas con representación en todas las provincias del país entre 13 a 75 años.

Publicado el

¿Qué posición es mejor para dormir?

Imaginate poder caminar varios kilómetros mientras dormís, o nadar relajadx por el mar mientras te echas una linda siesta. Algunos animales, por más inverosímil que parezca, pueden hacerlo. Nosotrxs lamentablemente no (o no tan lamentable: la cama es un buen lugar después de todo). 

Los seres humanos tenemos prácticamente una sola forma de dormir: acostadxs. Sí, podés quedarte dormidx en el bondi volviendo de trabajar, pero en condiciones normales lo hacemos en nuestras camas.

Sin embargo, dentro de esa costumbre hay un rango relativamente amplio de posiciones, y como podrás imaginar,  algunas son mejores que otras.

Soporte del colchón de espuma: dos personas acostadas

En sus posiciones.. listxs... ¡a dormir!

Todxs tenemos nuestra posición favorita, o una forma de acomodarnos que hace que nos durmamos más rápido o más cómodxs. A veces puede ser porque es la que mejor le hace a nuestro cuerpo, pero otras puede jugarte en contra y generarte dolores musculares o problemas para respirar.

La posición fetal (acurrucada de costado) es una de las más comunes: 4 de cada 10 personas duermen así, según el profesor y experto en sueño Chris Idzikowski.

Dato de color: es dos veces más común en mujeres que en hombres. Dormir así ayuda a evitar dolores cervicales y de espalda, además de permitirte respirar mejor y disminuir los ronquidos (si querés saber por qué roncamos y cómo evitarlo, entrá acá).

Cerca del 15% prefiere dormir en una posición de “tronco” (de costado y a lo largo, con los brazos estirados). Es la más recomendada para transitar el embarazo o si tenés acidez o reflujo (en ese caso, hacelo del lado izquierdo).

Es clave tener una buena almohada para que tu cabeza quede alineada con las vértebras, y evitar esta posición si tenés algún problema en el hombro (del lado en el que dormís)

Prueba en casa

Zona de riesgo

A lxs que duermen boca arriba con los brazos a los costados (8% de la población) se les suele llamar “soldados”. Son esas personas que cuando las ves acostadas no sabés si están meditando, en medio un viaje astral o son vampíros.

Es ideal si solés tener dolores de cuello o espalda, porque no hacés presión extra sobre ninguna de estas partes y pueden estar perfectamente alineadas y en reposo. 

Atenti, si roncás mucho o tenés apnea de sueño, mejor evitala (en especial si dormís con alguien al lado). Las vías respiratorias pueden obstruirse un poco y aumentar la potencia del ronquido o las interrupciones de la respiración.

También están lxs que duermen (increíblemente) boca abajo, quienes suman el 7%, según el experto Chris Idzikowski. Sea con los brazos a los costados, o abajo de la almohada, esta posición es la menos recomendable de todas.

La presión que se ejerce sobre el cuello es muy grande y puede generar tendinitis, lumbalgias  y cervicalgias, entre otras cosas no muy placenteras. Está completamente desaconsejada para lxs recién nacidxs, y básicamente para cualquiera que no quiera vivir con el cuello duro. 

Chica durmiendo tapada con soábanas

And the winner is…

Como verás, no hay un ranking absoluto de las mejores posiciones, sino que depende mucho de tus necesidades y de tu cuerpo. Si roncás, dormir boca arriba no va a ser lo mejor, pero ayuda mucho a descansar el cuello y los hombros.

 Prestá atención a cómo dormis y, sobre todo, a cómo te levantas. En base a eso podés elegir la mejor posición, o ir variando hasta encontrar la que te haga sentir mejor.

 Escuchá a tu cuerpo, que sabe lo que dice.

Publicado el

¿Cómo duermen la siesta los argentinos?

Colchón calm

 Lejos está de ser una pérdida de tiempo y un hábito de gente improductiva y vaga. Sí, señoras y señores, hay evidencia científica de que la siesta trae beneficios para la salud y para el desempeño laboral. Previene cardiopatías, reduce la tensión arterial, favorece la concentración y estimula la creatividad. 

En Argentina, ya sabemos que nos distingue el asado, el mate, el dulce de leche, que nuestro deporte emblema es el fútbol, que tenemos una reina, un Papa y dos de los mejores jugadores de la historia del fútbol. 

También es un hecho que tenemos la mayor cantidad de psicólogxs por habitante y uno de los mayores porcentajes de inflación a nivel mundial (esta relación no parece muy azarosa…). Pero en Calm nos especializamos en el sueño, y queríamos conocer en profundidad otro de los íconos argentinos: la siesta.

Un rito practicado desde Ushuaia hasta la Quiaca, sin distinguir edad, género ni clase social. Pero la siesta santafesina no es igual a la santiagueña o a la fueguina. Por eso, hicimos una encuesta* para conocer cómo duermen la siesta lxs argentinxs y qué significa una buena sesión de sueño. 

Colchón calm

Radiografía de la siesta argentina

El mundo se divide entre quienes duermen siesta y quienes no lo hacen: el 98,5% de la población encuestada tiene incorporado el hábito de dormir la siesta en algún momento de su vida cotidiana. Solo el 1,5% declaró no hacerlo nunca (no saben lo que se pierden…).

La pregunta del millón es: ¿Cuánto tiempo de siesta se duerme? Lxs argentinxs dormimos en promedio 1 hora y 26 minutos de siesta, pero la duración real varía a lo largo y ancho del país: los fueguinos duermen la siesta más corta, con una duración de 45 minutos, mientras que La Rioja es la provincia más dormilona del país, con una siesta de casi 2 horas. 

Le siguen en el ranking de las provincias que más duermen Entre Ríos, Santa Cruz, Jujuy y Misiones. En el AMBA se duermen siestas de poco menos de 1 hora y media.

¿Tendrá algo que ver el clima de la región con la cantidad de horas que se duermen? Fijate que en las provincias más frías se duerme menos siesta… Pero mejor dejémosle estas conclusiones a la gente que sabe.

Guerra generacional

Descubrimos también diferencias en la duración de la siesta en relación a la edad: lxs centennials (entre 11 y 26 años) son lxs más siesterxs, con un promedio de 1 hora 36 minutos. A la par, están lxs millenials (entre 36 y 40 años), con una siesta de 1 hora y 26 minutos.

Dos personas acostadas en colchón calm

 En el otro extremo, lxs baby boomers (53-72) y la generación X (entre 40 y 52 años) duermen siestas más express: 1 hora y 18 minutos aproximadamente. Mientras más joven sos, más siesta dormís; al revés de lo que se podría pensar.

La palabra siesta viene del latín sexta: los romanos solían descansar en la sexta hora del día, que corresponde con la hora de la comida. Esta tradición se mantuvo hasta nuestros días, pero la siesta no significa lo mismo para todxs. 

Para el 71% de lxs argentinxs, la siesta es sinónimo de dormir profundo, igual que a la noche; mientras que para el 53% de los baby boomers no hace falta entrar en estado de sueño. El famoso “me tiro un rato” ya cuenta como siesta.

#Datos

En Calm nos encantan los datos y las estadísticas, y como no podíamos evitarlo, recopilamos varios en relación con la siesta.

 ¿Sabías que más de la mitad de los argentinos (el 53%) duerme la siesta por lo menos una vez por semana? ¿Y que la mayoría lo hace los fines de semana? Sólo un 5,5% disfruta de esta actividad pura y exclusivamente cuando está de vacaciones.

También queríamos saber el espacio en donde nos tomamos esa horita, hora y media, para recuperar el sueño y cargar energía para lo que queda del día. Gana por goleada la cama, con un porcentaje chiquito chiquito que se tira la siesta en el sillón (5%). 

Y la frutilla del postre: un fenómeno que viene ganando adeptxs es la power nap o siesta revitalizante, con una duración de no más de 30 minutos. El principal objetivo es descansar, mejorar el ánimo y potenciar la concentración.

Chica durmiendo tapada con soábanas

El horario recomendado para tomarse una power nap es entre la 1pm y las 3pm,  el momento del día donde los niveles de energía del cuerpo empiezan a bajar (prestá atención y aunque hayas almorzado o no, hayas dormido bien o no, tu energía disminuye).

Probalas y vas a notar la diferencia, sobre todo si estás en el 5% de lxs que no duermen siesta nunca.

Qué fantástica, fantástica esta siesta

Incluso la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA implementó siestarios para que lxs alumnxs puedan toman power naps, y lo mismo la UADE, cuyos siestarios ocupan 7 metros cuadrados.

Esperemos que más empresas y universidades sigan el ejemplo, ya que el 40% de las personas encuestadas dijo estar interesado en este tipo de siestas. 

Ahora que ya sabés todo sobre la siesta y cómo la dormimos lxs argentinos, podés hacer alarde en alguna cena familiar o charla en el laburo para demostrar cuánto sabés sobre este emblema nacional.

Y con todo lo que dijimos, ¿no te parece que la siesta merece su día nacional en el calendario? A ponerlo en agenda y que, por lo menos ese día, todo el país pueda tomarse una merecida siesta 💪 

*La encuesta fue realizada vía mail por Calm a 2000 personas con representación en todas las provincias del país entre 18 a 75 años.

Publicado el

Cómo sacar manchas de sangre del colchón

cama destendida, sábanas arrugadas

Sabemos lo frustrante que es despertarte después de una noche de sueño profundo y darte cuenta de que manchaste las sábanas con menstruación. Pero lo más desesperante de todo es el momento en el que descubrís que la sangre llegó hasta el bendito colchón.

No te preocupes, con un poco de esfuerzo y con algunas cosas que tenés en tu casa (o que se consiguen super fácil) podés sacar las manchas de raíz.

helado rojo derritiéndose

Atacalas lo antes posible

Una vez que detectas la mancha, ponete manos a la obra: cuanto más rápido la limpias, más chances tenés de que salga por completo. Las manchas de sangre no son sólo un problema estético (y poco agradable). También pueden ser un caldo de cultivo para bacterias, perjudicando tu colchón y disminuyendo su vida útil.

Por suerte, la funda de nuestros colchones Calm es suave y bien respirable, para sea más fácil de limpiar.

Soluciones caseras (y bolsillos contentos)

Tenés varias alternativas dependiendo del tamaño y dureza de la mancha. 

Si la viste cuando recién te levantaste y sigue húmeda, podés mojar un trapo con agua fría y refregar con fuerza (jabón blanco puede ayudar). Acordate de que el agua fría disuelve la sangre, mientras que la caliente puede volverla más espesa y fijarla en la tela del colchón.

cama destendida, sábanas arrugadas

Pero, si saliste apuradx de la cama y recién viste la mancha un rato después, tenés opciones más fuertes y eficaces. Una es poner un poco de agua oxigenada sobre la mancha y dejarla “efervescer” un rato. Después lo repasas con un trapo húmedo y listo (hacelo cuantas veces haga falta para que salga del todo).

También podés mezclar bicarbonato de sodio con agua fría para hacer una especie de pasta, que desparramás sobre la sangre y dejás reposar 30 minutos. Pasado ese tiempo, refregás con un trapo húmedo y voilá. 

La opción más power, para esas manchas malditas que no salen con nada, es la de mezclar bicarbonato de sodio y agua oxigenada. Aplicás la mezcla sobre la mancha, dejás actuar unos minutos y repasás con un trapo húmedo.

Colchón Calm en habitación

Consejo: dejá siempre que el colchón se seque por completo después de limpiarlo (no importa el método que hayas usado para hacerlo). Idealmente dejalo secar al aire libre, o usá un ventilador para apurar el proceso si no tenés patio. 

Ahora que la mancha ya no está (y que te deshiciste de la evidencia…), no hay nada de qué preocuparse. Tu colchón está como nuevo y podés dormir tranquilx.

Publicado el

¿Te mudás por primera vez? 5 cosas que no te pueden faltar

Dos personas abriendo su colchón en caja calm

Encontraste el departamento ideal, le pediste a tu tía segunda que salga de garante, tu amigx ya te dijo que te va a ayudar con la mudanza. Todo viene bien… hasta que te das cuenta de que te falta conseguir la mitad de las cosas

Antes de que salgas corriendo a comprar lo primero que encuentres, te armamos una lista con todo lo que necesitás para estrenar tu nuevo hogar como corresponde (o por lo menos para que no duermas en el piso o comas sentado en el inodoro).

Abriendo el colchon en caja calm

La cama

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. No es extraño entonces que para muchxs la cama sea fundamental, el objeto más importante de la casa. No solo tiene que ser cómoda, sino que debería integrarse al nuevo departamento de la forma más armoniosa posible (si no sabés qué tamaño es mejor para vos, acá te ayudamos a elegir). 

En Calm nos gusta hacer que las cosas sean simples: comprás el colchón por nuestra página, te llega en una caja sellado al vacío y lo ponés donde más te guste.  Preparate para descansar en una nube y en la comodidad de tu casa.

Colchón Calm en habitación

El sillón

Otro elemento central en un hogar es el sillón: donde charlas con tus amigxs,  maratoneas tus series favoritas, dormís la siesta y demás. Este mueble es la estrella de tu living y lo que termina de definir un lindo espacio. 

Buscá diseños simples y minimalistas, pero con onda. Tené presente que menos es más. Los sillones-cama y los futones pueden ahorrarte mucho espacio y son los más funcionales si querés recibir gente en tu casa. 

nuevo sillón en living

La mesa del comedor

Esta es una de las decisiones más difíciles, pero en general terminás agarrando la que conseguís usada y a mejor precio. De todas formas, está bueno pensar en el material (más robusta=más cara), el tamaño y, principalmente, la forma

Las mesas redondas te permiten ahorrar espacio y encima generan una dinámica mucho más interactiva entre tus invitadxs (como no hay cabeceras, no hay jerarquías).

Las mesas alargadas optimizan el espacio dándote más lugar de apoyo. Son ideales para departamentos medianos y familias de pocos integrantes (vos y tu pareja, vos y un amigx).

mesa en comedor

Mesa ratona

Es EL espacio para lucir tus plantas, objetos de decoración favoritos o libros de arte con tapas hermosas. La mesa ratona cumple muchas funciones.

Podés pedir sushi y cenar sentadx en el piso, flasheando Japón. También podés armarte un escritorio si te hartás de trabajar siempre en el mismo lugar, o hasta usarla para picadas y tragos. 

mesa ratona en living

Utensilios de cocina

Dando por sentado lo obvio (cuchillos, tenedores, cucharas y vasos), los elementales para poder hacer varias recetas son: pelapapas, abrelatas, destapador, colador y alguna espátula. 

No descartes preguntarle a algun amigx o familiar si tiene algo de todo esto de sobra (te vas a sorprender de todo lo que podés conseguir así.).

Más adelante, cuando puedas recuperar todos los ahorros que gastaste en la mudanza, podés comprart esos platos tan lindos que viste en Instagram. No los necesitás ya.

Publicado el

¿Hace bien dormir con nuestras mascotas?

Gato durmiendo en colchón calm

Placeres de la vida: abrazar a tu perrx una noche bien fría en pleno invierno, o dejar que tu gatx se acueste encima tuyo y te ronronee hasta quedarte dormidx (el mejor ansiolítico; no tenemos pruebas pero tampoco dudas). 

A pesar de lo lindo que puede ser compartir la cama con nuestras mascotas, hay gente que se pregunta -sin malas intenciones- si hay chances de que no sea lo mejor en términos de salud e higiene.

¿Me va a traer problemas en el sistema inmunológico, o despertarme alguna alergia latente? ¿Afecta el comportamiento de mi mascota dormir en mi misma cama? Si sos de esas personas, o ahora que leíste esto te entró la duda, despreocupate. Tenemos las respuestas, y son bastante buenas.

Persona durmiendo con su mascota en colchón calm

Según un estudio de la Mayo Clinic Center for Sleep Medicine (EEUU), la mitad de los estadounidenses duermen con sus mascotas. En cualquier parte del mundo, es una tradición que viene desde mucho tiempo atrás, y que aumentó considerablemente con la pandemia (una buena..).

La mejor compañía de la historia

Imaginate la vida en invierno hace 1.000 años: noches heladas, poco desarrollo de telas y tecnología para calefaccionar las casas… Las mascotas (en general perros de tamaño mediano) eran una fuente inagotable -y suavecita- de calor para la gente de esa época, sobre todo al dormir. Mientras más perros/gatos tenías, más calentitx dormías.

Y no es una costumbre perdida… Ahora tenemos los medios para calentar nuestra casa a la temperatura que queramos, pero nadie se negaría a dormir en invierno con un San Bernardo enorme al lado. Eso sí, en ese caso necesitarías un buen colchón King (en Calm tenemos los mejores 😉).

Más bueno que Lassie

Ahora bien, lógicamente las mascotas no son solo un medio de abrigo o calefacción, ni en el pasado ni ahora. Son una compañía hermosa que nos da amor, protección y una sensación general de bienestar y calidez. 

perro a mimir, acostado en la cama

El vínculo cercano que construimos con nuestras mascotas reduce el estrés (previniendo depresión, ansiedad e insomnio) y nos ayuda a estar más calmadxs y relajadxs.

El tenerlas cerca, o un simple mimo, hace que liberemos oxitocina (la hormona del amor) y baje nuestro ritmo cardíaco y presión arterial (para bien, claro).

Pensalo así: si no fueran tan importantes en nuestras vidas, no habría una lista interminable de películas contando las aventuras de mascotas. Tampoco tendríamos personajes tan icónicos como el perro Beethoven, Garfield, Fatiga o el ayudante de Santa. Pensá también todo lo que lloraste viendo Marley y yo.

Pero… ¿Lassie es tan bueno como parece?

¿Cuáles son los riesgos reales que tiene dormir con nuestras mascotas? Los perros están activos el 20% de la noche, lo que podría hacer que te despiertes en la madrugada porque tu perro está dando vueltas tratando de acomodarse.

O tu gato quiere algo a las 6 am y no va a tener problema en empezar a tirar todo lo que hay en tu mesa de luz hasta que te despiertes y se lo des.

Gato durmiendo en colchón calm

De todas formas, según el estudio que mencionamos sobre el vínculo con nuestros amigxs peludos, sólo el 20% de los dueños se despierta a la noche por movimientos o ronquidos de sus mascotas.

El 50% duerme mejor y más profundo con su mascota  al lado (nuestros guardianes nocturnos).

Hay que tener en cuenta, también, que los animales transportan bacterias y parásitos que pueden pasarle a los humanos. Pero no hay nada de qué preocuparse. Si mantenemos a nuestras mascotas limpias y las llevamos regularmente a chequear en la veterinaria, los riesgos de compartir la cama con ellxs es casi el mismo que compartirla con otra persona.

Una última aclaración: si tenés alergias, asma, o si tu sistema inmunológico está comprometido por algún otro factor, dejar que tus mascotas se suban a la cama a la noche no es recomendable.

Pero si ese no es tu caso, esta noche abrazá fuerte a tu mascota y disfrutá sin problemas de su linda compañía.

Publicado el

¿Qué desayunar para tener más energía durante el día?

Desayuno saludable, fruta, avena, jugo de pomelo

¿Te levantás más cansadx de lo que te acostaste, y en lo único en lo que podés pensar es un café negro o un litro de mate para poder activar a la mañana? No está mal, pero sabé que la cafeína no es la única forma de empezar la mañana bien arriba, ATR (?).

Además de esas dos infusiones (que sí, te ayudan a estar más atentx y despiertx), un desayuno completo y power es la clave para mantener la energía durante el resto del día.

Lo importante es elegir opciones llenadoras que, al mismo tiempo, te den los nutrientes necesarios para que tu cuerpo alcance su máximo potencial. Esto depende mucho de la zona en la que vivas, tus actividades diarias y de tu tipo de alimentación, pero te proponemos un desayuno de campeonxs que nunca falla.

Frutos secos

Nueces para el corazón: sus grandes cantidades ácidos grasos omega 3 ayudan a controlar el colesterol). Almendras para tus huesos: llenas de calcio y fibras, son la opción ideal si no comés carne o sos veganx. Pistacho, castañas de cajú, avellanas, la lista sigue y sigue (y se pone cada vez más rica).

Sea el que sea, los frutos secos deberían estar en tu dieta diaria, ya que mejoran el tránsito intestinal, te llenan y, encima, potencian tu desarrollo cognitivo. Dato color: el maní es, estrictamente hablando, una legumbre.

Frutos secos

Huevos o Tofu

Estas bombas de proteína te dan energía para tirar un rato largo (pensalo como la reserva de nafta que te deja llegar hasta la estación de servicio si te colgaste en cargar antes).

Generan tanta saciedad que hacen que, en la próxima comida, no te devores todo en 5 minutos, o que comas snacks poco saludables entre el desayuno y el almuerzo.

Además, mantienen constantes tus niveles insulina para que no te agarre un bajón de azúcar. Así no caes en la tan tentadora -y tan poco sana- latita de gaseosa, o en un alfajor bomba para recargar fuerzas.

tostada con huevo

Semillas de chia

Sésamo, amapola, girasol, lino, de zapallo; la cantidad y variedad de semillas que tenemos a mano hoy en día es gigante. En este caso, las mejores para el desayuno son las de chía: super fibrosas, con Omega 6, hierro, calcio, magnesio y, además, ayudan a regularizar el sistema digestivo y prevenir inflamaciones.

¿Qué más le podés pedir? Yapa: si hidratás una medida de semillas de chia con 3 o 4 medidas de leche animal o vegetal, te queda un chia pudding (algo así como un postrecito cremoso) que podés combinar con miel, frutas, nueces o almendras y alguna especia; probalo que nos lo vas a agradecer.

chia pudding con cereales y fruta, desayuno

Frutos rojos y banana

No todas las frutas son ideales para el desayuno, e incluso algunas pueden caerte muy pesado ni bien te despertás. ¿Qué muestran todas las cajas de cereales que dicen ser saludables? Frutos rojos; ya sean frambuesas o arándanos, estas frutas tienen menos azúcar que el resto y mucha más fibra, por lo que te llenan (y nutren) más.

Lo mismo pasa con las bananas, que están llenas de antioxidantes y son muy versátiles: podés armarte distintos desayunos sin aburrirte de comer siempre lo mismo. Tenés la opción de licuados, banana pisada con avena, cereales y frutos secos, budines, y mucho más.

Bowl de frutos rojos, banana y avena

Avena

Comida para caballos y todo lo que digan…, pero la avena es un superalimento que vale la pena incorporar. No todos los carbohidratos son “malos”, y en la medida justa te van a dar un buen plus de energía.

Los carbohidratos complejos como la avena están llenos de fibra y, como el resto de los ingredientes que estamos mencionando, te mantienen llenx por más tiempo.

avena con cuchara

Si querés cambiar alguno de estos, podés hacerlo por otras semillas, jugo de naranja con limón, o algún licuado proteico. Y acordate, para estar pila pila todo el día, nada de cereales llenos de azúcar o facturas explotadas de dulce de leche en el desayuno (más a la tarde quizás sí…).

Pensá que el desayuno es lo primero que le das a tu cuerpo. Llenalo con nafta diesel para tener una buen viaje durante el día. 

Publicado el

¿Cuánto café es demasiado?

Tazas con distintos cafés en círculo

Sabemos lo delicada que es esta cuestión: nadie quiere que le digan que tiene que dejar de tomar café, o que la cantidad que toma no es precisamente saludable. Pero alguien lo tiene que hacer.

Como dijo una sabia figura argentina, sobre las cartas la mesa, gente. Acá tienen toda la verdad, y nada más que la verdad, sobre cuál es la cantidad recomendada de café y qué consecuencias puede traernos su consumo excesivo

Por más trágico que suene, la sobredosis de cafeína existe. No significa que vayamos a terminar en un hospital o que haya riesgo de muerte (por suerte), pero tiene efectos poco agradables y bastante riesgosos para nuestra salud.

 Algo que deberíamos tener bien presente es que el consumo de cafeína no incluye sólo al café, sino que cuando tomamos mate o té, también la estamos consumiendo. Lo mismo con las gaseosas, los energizantes y hasta con algunos alimentos como el chocolate o las golosinas. Por eso, es importante analizar cuánta cafeína consumimos por día considerando todas estas cuestiones.

Tazas con distintos cafés en círculo

¿Cafeciiitooo?

Respondiendo a la pregunta del millón, según la FDA (algo así como la ANMAT estadounidense: gente que controla y regula las bebidas y alimentos) el límite diario son 400 mg, o 4 o 5 tazas de café por día.

Como cualquier dato duro, no hay que tomarlo como regla universal y absoluta: obviamente que si te tomas 4 tazas al hilo, no te va a hacer bien al cuerpo, por más de que no estés sobrepasando el límite. 

Además, cada cuerpo reacciona distinto a la cafeína, y según tu género, altura, peso y otros factores, ese número puede variar un poco. Lo importante es escuchar nuestro cuerpo y saber qué nos está diciendo.

Para eso, hay varios signos que te van a mostrar que ese frapuccino que te tomaste después del mate y de dos tazas de café fue demasiado, o que no deberías haber mezclado un litro de coca con dos porciones de torta y un cortado doble en el cumpleaños de tu amigx.

Acá van algunos de los efectos secundarios más comunes:

Ansiedad

Persona alterada, desvelada y ansiosa, meme teorías conspirativas

Si bien nos hace estar más alerta y despiertxs, la cafeína también dispara la producción de adrenalina, esa hormona que nos deja en un estado de peligro y cuasi paranoia. 

Si estás leyendo en la comodidad de tu casa, pero el ruido de un auto pasando a lo lejos se siente como una amenaza letal y tus ojos están abiertos de par en par, seguramente te pasaste de cafeína. Es una ansiedad que te genera nerviosismo, irritabilidad, taquicardia e inquietud.

Insomnio

Ironías de la vida: la cafeína  compensa una noche sin sueño para que puedas estar alerta durante el día. Y al mismo tiempo, puede hacer que no pegues un ojo la noche siguiente.

Esto se puede prevenir bastante fácil: intentá no tomar café en las 5 horas previas a acostarte (ni mate, podés guardarte las ganas para la mañana siguiente).

Persona acostada sobre colchón calm,

Problemas digestivos

Esto no es ninguna novedad: la cafeína funciona como un laxante suave que estimula los movimientos del intestino (si es un café negro, todavía más). Dicho eso, demasiada cafeína puede llevar el efecto laxante al extremo y generarnos dolor de panza y hasta diarrea.

 Y por si fuera poco, la falta de sueño (mencionada arriba) también influye en el malestar estomacal: todo un combo del mal que se puede evitar.

Otros efectos secundarios son: presión alta, fatiga, deshidratación y ganas de hacer pis frecuentes e intensas. Igual ¡bancá!, estamos enumerando posibles consecuencias del consumo excesivo (cual prospecto de medicamento: no es lo más alegre, pero hay que saberlo). 

Podés seguir tomando tu cortado doble con medialunas, o tu litro de mate diario sin problemas. Sólo tenés que estar atentx a las señales, y frenar si aparece alguno de los síntomas que enumeramos. 

Para cerrar con mejores noticias, hay incluso estudios que aseguran que tomar café disminuye el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca. Así que, entendé tus límites y andá a hacerte ese cafecito sin culpa.

 

Publicado el

¿Por qué deberían dejarnos dormir siesta en el trabajo?

Chico recostado en su colchón calm, jugando

Dejemos algo bien en claro: dormir siesta no es indicador de vagancia. De hecho, en Argentina podríamos decir que es una costumbre nacional tan importante como tomar mate o ver fútbol. Y si eso no es argumento suficiente, hay evidencia científica que demuestra que la siesta trae beneficios para la salud y, escuchen bien empresas y empleadorxs… para el desempeño laboral. 

En Calm nos gusta pensar formas distintas de hacer las cosas, y para eso hay que investigar.  Por eso,  hicimos realizamos una encuesta sobre cómo duermen la siesta lxs argentinxs. El 98% de las personas encuestadas respondió que tiene el hábito incorporado de la siesta, y más de la mitad lo hace durante la semana.

Entonces, ¿por qué algo tan beneficioso y arraigado en nuestra cultura es ignorado completamente en la jornada laboral?

Persona durmiendo en colchón calm

Alerta: batería baja

Vivimos en una sociedad demandante y en constante movimiento. Trabajamos muchísimas horas y salimos para relajarnos y distendernos (descanso activo). Cuando finalmente vamos a acostarnos, le metemos un poquito más al trabajo (el celular es un arma de doble filo).

Es bastante probable que seamos la generación peor descansada de la historia, siendo un hecho corroborado que lxs argentinos dormimos dos horas menos que hace 30 años.

Según Daniel Vigo, investigador en CONICET, el 14.8% de los argentinos duerme menos de 6 horas por día (en su mayoría jóvenes y adultos que viven en ciudades grandes). El 14.22% dijo dormir mal y el 22 % padecer de somnolencia.

Efectivamente, esta somnolencia se mantiene en el trabajo y afecta la productividad y la atención, haciendo incluso que muchas veces lleguemos tarde.

Persona cubierta con sus sábanas

¿Alguien trajo cargador?

¿Qué haces cuando te sentís muy cansadx en el laburo? Te tomás un vaso gigante de café o un litro de mate, para recargar un poco de energía y terminar las tareas del día. Ya sabemos por experiencia propia que no siempre funciona. Tener que tomar cada vez más café o energizantes más fuertes tampoco debería ser la solución.

Un equipo de trabajo pasado de cafeína, con humores alterados y corriendo por los pasillos no es la situación ideal para ningún ambiente sano de trabajo (averiguá más sobre el consumo excesivo de cafeína y cuál es la cantidad recomendada acá).

Nuestra energía disminuye naturalmente después de almorzar, por el ciclo biológico del cuerpo humano. Si nos dejaran dormir una siestita (o Power nap) de 20 minutos en ese momento, las cosas serían mucho mejores y más fáciles.

Solución: carga rápida

La siesta no solo mejora nuestra salud (menos riesgo cardiovascular, se reduce la presión arterial), sino que el rendimiento y productividad aumentan. Qué fantástica, fantástica esta siesta.

Chico recostado en su colchón calm, jugando

Podemos mantener la concentración por más tiempo, nos volvemos más creativxs y, gol, podemos recuperar un poco de sueño si la noche anterior dormimos poco (sea porque maratoneamos en Netflix o por insomnio; acá no juzgamos).

Estas Power naps no deberían durar más de 30 minutos, para que no nos pasemos para el otro lado y volvamos a trabajar más cansadxs y desorientadxs que antes.

Por suerte, muchas instituciones en Argentina la están aplicando, incluyendo siestarios en sus oficinas o instalaciones. Los encontrás en la UADE, en la facultad de Arquitectura, diseño y urbanismo de la UBA, y hasta en las oficinas de Google en Puerto Madero.

En nuestra encuesta, más del 40% de lxs argentinxs dijo estar interesadx en este tipo de siestas, incluso en implementarlas en su trabajo. Así que animate, es un buen momento para acercarte a tu jefx, mostrarle este artículo y empezar a trabajar mejor con una buena siestita reparadora en la mitad del día.

Te aseguramos que todxs van a rendir más y con mejor humor, lo que se traduce en un clima laboral amigable y, finalmente, en más ventas o mejores resultados

Si nos organizamos, dormimos todxs…

Publicado el

¿Cuándo deberías cambiar tus sábanas viejas?

Durmiendo en cama calm

Hay dos tipos de personas en lo que a sábanas se refiere (mentira, hay miles, pero las clasificaciones extremistas son más divertidas). Por un lado, tenemos a las que guardan hasta las sábanas de la infancia con estampados de Mickey o diseños noventosos pasados de moda, o quienes mantienen -con mucho amor- ese primer juego que se compraron junto con el colchón allá lejos y hace tiempo.

Si cuando las pagaste, te salieron más baratas de lo que hoy cuesta un alfajor en el quiosco, estamos hablando de vos. 

Por otro lado, están quienes buscan constantemente en internet el último modelo con los colores más cancheros y con la mayor cantidad de hilos, y que cambian las que tienen cada dos por tres. Son esas personas que cuando vas a su casa, te muestran sus nuevas sábanas con orgullo y te hacen tocarlas para que sientas lo suaves que son (digamos todo, siempre es la cama en la que quisieramos dormir).

Durmiendo en cama calm

Yendo a un terreno un poco más medido, encontramos el punto justo en el que deberíamos reemplazar nuestras sábanas. Al primer grupo (lxs apegadxs a sus sábanas viejas) les decimos con mucho pesar que, aunque el juego que tengan sea un modelo premium de 5 millones de hilos, no van a poder dejarlas como herencia a sus hijxs.

Y al otro grupo, que simplemente no hace falta cambiarlas cada un año (mejor, comprense una linda almohada; guiño, guiño)

Las sábanas de buena calidad están hechas para durar

Las buenas sábanas no tienen fecha de vencimiento: si las lavás regularmente y las cuidás (como a esa polera de morley que tanto amás), deberían durarte unos buenos años y seguir pareciendo nuevas.

No hay necesidad de cambiarlas basándose en el tiempo que tienen. Si se ven bien, no están manchadas y cuando te acostas siguen sintiéndose suaves, están para quedarse.

Chica durmiendo tapada con soábanas

Todo tiene un final, todo termina...

Decirle chau a algo que nos acompañó durante tanto tiempo siempre es difícil, pero no por eso menos necesario. ¿En qué momento hay que dejar ir a nuestras nobles sábanas?

Cuando es evidente que el desgaste del uso y de los años hizo efecto: la tela se vuelve más fina, amarillenta, y se destiñó tanto que es imposible decir de qué color fueron originalmente. ¿Se sienten como una remera vieja y áspera cuando te acostás? Chau, chau, adiós…

Cómo cuidar tus sábanas (y qué hacer cuando no dan para más)

Si las tratás bien,  te lo van a retribuir durante mucho tiempo. Lavalas en agua tibia o en ciclos fríos, y con ropa del mismo color. Idealmente, deberías tener 2 o 3 juegos para alternarlos de forma regular; así vas a poder extender la vida útil de cada sábana.

cama recién hecha, sabanas tirantes, almohada calm

Ahora bien, en el momento en el que veas que ya no cumplen su función como deberían (no te envuelven con suavidad al dormir), es hora de darles un nuevo uso. Si todavía están en un estado aceptable, ¡donalas!, a alguien siempre le van a venir bien.

Pero, si no es así, podés llevarlas a un refugio de animales (muchos usan sábanas y toallas viejas para cubrir las jaulas y para limpiar); podes usarlas para limpiar objetos delicados, o para que tus hijxs/sobrinos, o chicxs que conozcas, puedan jugar a armar fuertes y habitaciones secretas (mientras más grandes las sábanas, más divertido).